jueves, 30 de diciembre de 2010

EL DIA QUE CHILE REGALO LA PATAGONIA A LA ARGENTINA

Imagen

DONDE CHILE RECONOCE PERDIDA DE PATAGONIA 1881 LA ENTREGA FINAL DE LA PATAGONIA ORIENTAL:
MITOS Y REALIDADES SOBRE LA MISIÓN DE BARROS ARANA
EN BUENOS AIRES DE 1877 A 1878. CÓMO LA ARGENTINA LOGRÓ
FORZAR A CHILE A ENTREGAR LA PATAGONIA EN 1881-Ampliado y actualizado el 1º de febrero de 2007-
LA CAMPAÑA PROPAGANDÍSTICA Y DIPLOMÁTICA DEL EXPANSIONISMO ARGENTINO SOBRE LA PATAGONIA, VINO CON LA ESTRATEGIA DE APARENTAR ANTE LAS AUTORIDADES CHILENAS UNA DISPOSICIÓN AL DIÁLOGO, MIENTRAS PREPARABAN SECRETAMENTE ALIANZAS Y OFENSIVAS ESTRATÉGICAS QUE ESTUVIERON AL BORDE DE CONCRETARSE CON CONSECUENCIAS BÉLICAS LUEGO DE LA OCUPACIÓN DE SANTA CRUZ POR LA ESCUADRA ARGENTINA Y DESPUÉS LA FAMOSA "EXPEDICIÓN DEL DESIERTO", ORDENADA POR EL GENERAL JULIO ROCA. APROVECHANDO LA COMPLEJA SITUACIÓN MILITAR EN LA QUE SE ENCONTRABA CHILE EN LA GUERRA DEL PACÍFICO POR EL NORTE, LA ARGENTINA LOGRÓ IMPONER LA FIRMA DEL TRATADO DE 1881, CONSIGUIENDO INCORPORAR A SU TERRITORIO CERCA DE UN MILLÓN DE KILÓMETROS CUADRADOS DE SUPERFICIE PATAGONIA QUE, POR DERECHOS JURÍDICOS E HISTÓRICOS, CORRESPONDÍAN ENTERAMENTE A CHILE.*******************************************La cuestión de la Patagonia Oriental entre Chile y Argentina (1843-1872)
Argentina elude llevar la cuestión patagónica a un arbitraje (1873-1874)
Ibáñez Gutiérrez es cambiado por Alfonso. Ex Canciller persiste en su lucha (1875)
Origen de la misión de Barros Arana. Entreguismos y expansionismos (1875-1876)
Barros Arana en Argentina. Incidente del "Jeanne Amélie" y otros (1876)
Peligro de guerra. Inminente fracaso de negociación. Caso del "Thomas Hunt" (1877)
Caso "Fulminante". Motines y sabotajes. Fin a primera misión de Barros Arana (1877)
Se inicia segunda etapa de la misión de Barros Arana (1878)
Fracaso final de la misión. El entreguismo chileno deja en ventaja al Plata (1878)
Juicio histórico a la gestión de Barros Arana. Mitos, realidades y consecuencias
Argentina ocupa la Pampa. Revueltas nacionalistas contra Bilbao en Chile (1878)
Incidente del "Devonshire". Bravata y posterior retroceso argentino (1878)
Acuerdo Fierro-Sarratea. Cuestión de la Patagonia arrojada al arbitraje (1878)
Acuerdo llega al Congreso. Ibáñez Gutiérrez denuncia a los americanistas (1878-1879)
Misiones de Prat y Dublé Almeyda. Estalla la Guerra del Pacífico (1879)
Frágil neutralidad argentina. La misión de Balmaceda (1879)
Roca completa conquista del Desierto Patagónico. La "Expedición del Desierto" (1879)
Argentina en el cuadrillazo Lima-La Paz. Epopeya de Iquique le pone freno (1879)
Epilogo de la misión Balmaceda. Triunfo de Angamos aleja al Plata de la Alianza (1879)
Argentina intenta intervenir en la Guerra del Pacífico (1880)
El entreguismo accede a sacrificar la Patagonia en aras de la Paz (1880-1881)
El Tratado final: Chile cede un millón de kilómetros cuadrados (1881)
La aprobación en los respectivos Congresos. Algunos hechos controversiales (1881)
Juicio histórico al Tratado de 1881. La irresponsabilidad del entreguismo chileno
En este escenario, Tagle Arrate levantó la mano y consultó directamente a Balmaceda si creía que la aprobación del Tratado realmente calmaría las relaciones de Argentina con Chile. El Canciller, que ya no era el mismo que había dejado aquella Cámara dos años antes, respondió con franqueza:
"...la aprobación del tratado eliminaría los peligros de una guerra con la República Argentina, pero tal vez no las simpatías e interés que había manifestado aquélla en favor del Perú y Bolivia".
Finalmente, se decidió votar la totalidad de los artículos menos el 5, para pasarlo a parte. 47 contra 9 fue este primer balance. Sólo votaron en contra Miguel Luis Amunátegui, Carlos Yrarrázaval, Ladislao Larraín, Juan E. Mackenna, Ambrosio Montt, Federico Scotto, Enrique Tocornal y Joaquín Walker Martínez. La cláusula quinta, sobre la fortificación del Estrecho y su libre navegación, fue aprobada por 44 contra 12 votos. En la negativa, a los mismos anteriores se sumaron Eduardo Matte, Pedro Montt y Ramón Ricardo Rozas.Las votaciones fueron hechas públicas, por acuerdo de la Cámara. La noche del 22 de octubre se canjearon las ratificaciones entre Balmaceda y Arroyo. El 26 fue promulgado.De un solo plumazo, se cerraba otro triste y a ratos vergonzoso capítulo de las relaciones exteriores entre Chile y la Argentina, con una de las mayores entregas de territorio de una sola vez y sin enfrentamientos que registra la historia universal.
Juicio histórico al Tratado de 1881.
La irresponsabilidad del entreguismo chileno"La Argentina resolvió la cuestión territorial de la Patagonia con la Campaña del Desierto del general Roca, en 1879, y con el hecho de que las fuerzas chilenas estuvieran comprometidas en la Guerra del Pacífico con Perú. Ésa fue la razón técnica que hizo posible el tratado de 1881".
(Analista político argentino Jorge Castro, director adjunto de "El Cronista", en entrevista del diario "La Nación" de Buenos Aires, 5 de enero de 1997, pág. 22)El Tratado de 1881 fue, para Chile, el final de una larga maratón de errores y desaciertos increíbles, que pusieron en evidencia la extrema debilidad de la diplomacia chilena, además de la incapacidad de manejar las Relaciones Exteriores al nivel estricto y disciplinado de los asuntos de Estado, reduciéndolas a meras cuestiones políticas y convencionales. Puso de manifiesto, también, el sentido leguleyo de las autoridades chilenas a la hora de defender los intereses nacionales y la extrema confianza en los compromisos con la otra parte, incluso cuando sean de palabra e informales.De la posición ventajosa en que se encontraba Chile para imponer sobre la Argentina su posición cerrando el debate definitivamente o bien conduciéndolo a un arbitraje en cumplimiento del Tratado de 1856, se pasó a una sumisión absurda e innecesaria hacia 1866, con el envío de Lastarria a Buenos Aires para buscar la adhesión argentina a la alianza para el Perú en contra de España, ocasión que el nefasto agente utilizó para confirmar una voluntad de entrega de la Patagonia y Magallanes ante el Presidente Mitre. Sólo la sagacidad y el talento indiscutible del Canciller Ibáñez Gutiérrez, poco frecuentes en la fauna política chilena, permitieron restaurar el lugar privilegiado de Chile en el debate en 1873.Sin embargo, la improvisación y los desatinos de La Moneda comenzaron a derribar toda su monumental obra a partir de 1876, coincidiendo con el envío de Barros Arana a Buenos Aires, especialmente en su segunda misión.Haber comenzado a variar la vía estricta de un arbitraje para la zona patagónica, sobre la cual Chile tenía los más valiosos e indiscutibles títulos de dominio derivados del uti possidetis de 1810, arrastró las negociaciones hacia ámbitos completamente apartados de los cimientos dejados por Ibáñez Gutiérrez, desprendiéndose del monopolio del Derecho y poniendo a La Moneda en campos de acción en los que jamás, históricamente hablando, ha sido diestra, algo proveniente de la propia identidad personalista, poco docta y escasamente prolija que tanto daño hace desde la idiosincrasia característica del elemento chileno.Obró en contra de los derechos de Chile, además, la ignorancia ciega de las autoridades y el sentido americanista enfermizo de los intelectuales de la época, como Vicuña Mackenna y Lastarria, que a pesar de haber errado en prácticamente todo lo que hicieron y dijeron durante su vida en las mayores arenas de la política contingente, eran respetados y escuchados casi con un fanatismo hipnótico por académicos y otros políticos, incluso cuando insistían en la inutilidad de los terrenos patagónicos y la inconveniencia de que Chile los mantuviera en su territorio a costa de dañar sus relaciones con una República hermana y amiga, como era la Argentina. En satisfacción de estos intereses, llegaron a actuar como francos conspiradores: en el caso de Lastarria, negociando por su propia cuenta la entrega de la Patagonia con Mitre y desobedeciendo órdenes explícitas de Santiago, y luego intentando sabotear la mantención de la colonia de Punta Arenas, desde el Congreso.En el caso de Vicuña Mackenna, la conjura se hizo actuando en las sombras de la intriga política y publicando en el peak del debate patagónico un libro en el que reafirma todos sus equivocados prejuicios contra el valioso territorio en disputa. De no ser por su compensatorio vuelco patriótico y literario durante la Guerra del Pacífico, el ilustre ex intendente de Santiago y ex candidato presidencial podría haber cargado su biografía con un durísimo juicio histórico a su memoria. Juicio que, correcto o incorrecto, no pudo evadir por ejemplo Barros Arana, como hemos visto.El mismo sentimiento encarnado por Lastarria, Vicuña Mackenna e incluso por Barros Arana, fue el que nubló la vista a las autoridades chilenas de 1876 a 1879, cuando se tenía todo lo necesario para aplastar las pretensiones de la Argentina con un certero golpe militar contra su escuálida escuadra, situación que la postración económica argentina y sus pésimas relaciones con el Brasil le habrían impedido contrarrestar. Por el contrario, primó en La Moneda un articulado de sensiblerías y romanticismos bolivarianos que hicieron desaprovechar todas las oportunidades ofrecidas y que el vecino pagó pésimamente, al convertirse él en esa amenaza bélica, una vez iniciada la Guerra del Pacífico, revirtiendo de forma insólita la situación entre ambas Repúblicas. Peor aún: esta absurda y majadera ternura americanista ha sido interpretada en épocas posteriores como pruebas de cobardía chilena para enfrentar una guerra. A ratos, la preferencia patológica de Chile por mantener una integración directa con la Argentina en lugar del Brasil, pasando por encima de sus intereses estratégicos, parecería no tener otra explicación.Una vez que estalló la conflagración de Chile con Perú y Bolivia, la Argentina supo utilizar perfectamente las circunstancias adaptándose a los momentos de fortaleza o debilidad de Chile en el teatro de la guerra y las relaciones internacionales, conforme le conviniese a su propósito final de avanzar sobre toda la Patagonia Oriental. La nefasta ventana abierta que dejaron los intentos de negociar una salida dio oportunidad a Buenos Aires de conseguir satisfacer sus pretensiones, transformándolas en hechos cada vez más consumados e irreversibles, sacando partido de la dificultad con que Chile se enfrentaba para lograr la paz con el Perú ya ocupado. Y, cuando la escuadra peruana resultó aniquilada, la Argentina no sólo supo eludir hábilmente su compromiso con el cuadrillazo de la Alianza, sino que siguió obrando en favor de su interés, aprovechando la ocasión dada para concretar la conquista de la Patagonia y comenzar a convertirse, desde ese momento, en un nuevo peligro de guerra para Chile, ya bastante ocupado con los problemas de la frontera Norte.Del mismo modo, la acción casi coordinada de los argentinistas chilenos y las autoridades argentinas permitió en planteamiento mental iluso de evaluar la negociación bajo un criterio "transaccional", es decir, cambiando el Estrecho por la Patagonia en los derechos que cada nación le reconocería a la otra. En el pensamiento casi desequilibradamente simplista de la mayoría de los políticos chilenos de la época, no había espacio a la lucidez necesaria para advertir que una "transacción" entre dos unidades que pertenecen a un mismo conjunto es imposible, menos arrojando por resultado que alguna de esas dos unidades finalmente quede dentro de un segundo conjunto distinto del que originalmente la poseía. Incluso en nuestros días, el fallecido agente diplomático e historiador chileno, Santiago Benadava, seguía defendiendo la tesis ilusa e imposible de la "transacción" de 1881.No menos relevante fue la imprevisión de las autoridades chilenas y su confianza desbordada en Buenos Aires, a pesar de las innumerables veces en que ésta desconoció los acuerdos, alteró los compromisos o simplemente se negó a acatarlos. La fe dogmática en la palabra jurada, además, provocaba un sometimiento exagerado y dramático de La Moneda a esos mismos compromisos que la Argentina cumplía o desconocía a conveniencia, poniendo la parte chilena en una tremenda desventaja.Los más de un millón de kilómetros cuadrados entregados a la Argentina en 1881, coincidieron con el inicio de una época de esplendor y crecimiento platense que se extendió por medio siglo, aproximadamente, viéndose reforzado por los programas de poblamiento con inmigrantes mayoritariamente italianos de esos territorios, sobre los cuales desarrolló una extraordinaria industria ganadera. Territorios, por lo demás, sumamente ricos en minerales, hidrografía y recursos naturales, al contrario de lo que los americanistas repetían a coro en Chile intentando restar importancia al objeto del litigio con la Argentina.Los hechos de entonces deberían haber creado una conciencia nacional sobre la forma de enfrentar de ahí en adelante todos los debates limítrofes de Chile, especialmente con Argentina, mas no fue así. La Patagonia fue sólo la primera de una seguidilla de entregas territoriales que tienen en ella su principio, pero no un final a la vista. Abrió la senda práctica de la geopolítica de la Argentina hacia el Pacífico y ha tenido que ver, de un modo u otro, con todas las controversias que han ido surgiendo en años posteriores entre ambas Repúblicas, en un cuento de nunca acabar. Sin miedo a la exageración o al tremendismo, el Tratado de 1881 constituye para Chile uno de sus grandes desastres de su historia, teniendo lugar, para la ironía de las crónicas, en precisos momentos en que el país lograba victorias avasalladoras en el campo de batalla, a veces contra todos los pronósticos.Curiosamente, como un mal presagio, los patriotas que lograron defender los intereses chilenos frente a la Argentina se fueron extinguiendo en los años que siguieron. Vicente Pérez Rosales y Antonio Varas abandonaron este mundo en 1886. Dos años después, le tocó el turno a Miguel Luis Amunátegui. El ilustre José Manuel Balmaceda se suicidó en 1891, negándose a entregar la Presidencia al final de la Guerra Civil. Adolfo Ibáñez Gutiérrez falleció en 1898. Después de su retiro de la vida política, el ex Presidente Avellaneda reconocería ante sus compatriotas que éste último:
"...es el único hombre de valer en el terreno diplomático que tiene Chile. Por suerte para mi patria, sus compatriotas no lo han comprendido".

28 comentarios:

  1. asi cualquiera es por la razon o por la fuerza,ejercito jamas vencido,un abrazo de condolencias alos malditos chilenos culeaos,robaron poco y regalaron bastante,consecuencias de la guerra de rapiña,si se creen tan valientes,porque no reclaman la nulidad de esos regalos,tienen la supuesta mejor fuerzas armadas de america del sur,juguetes nuevos y usados,solo algo les falta huevos.ahora pidan apoyo ingles y ataquen si no ,nunca lo haran

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por lo menos a nosotros no nos volaron la raja los ingleses ,y despues salieron llorando de las malvinas a la casa de mama ,agrandados de mierda y poca cosa por eso son tan bocones ,solo palabras si tuvieran las pelotas tan grandes como la boca los ingleses no les habrian volado el culo!!!!!

      Eliminar
  2. sus madres argentinos culiaos xDDDD ladrones de mierda agrandados los culiaos reconchadesumadre c: mas que lloran los weones cuando se les gana en algo nosotros estabamos combatiendo por el norte contra perú y bolivia mientras ustedes aprovecharon la ocasion para atacarnos por la espalda sabiendo que nuestras tropas se encontraban todos en el norte combatiendo con la federacion peruano y boliviana nosotros no queriamos mas conflictos asique accedimos a darselas para no estar guerreando con weones como ustedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernahn miki fullbuster teni razon wacho

      Eliminar
    2. otro puto roto de mierda hablando un lenguaje de de mierda!culiaos,weones putos rotos de mierda nunca hablaran castellano correcto! pedacitos de mierda! hablen español correcto carajo!por eso hay que eliminar a estos putos rotos de mierda!si no los apoyan los putos rosquetes de europa los maricas ingleses tampoco levantarían cabeza sólo los alemanes de hitler merecen llamarse soldados !sólos contra el mundo!por eso hay que implemetar la solucion final y es esta:chile debe desaparecer!

      Eliminar
    3. que tiene en la cabeza el tipo de arriba xd hablar bien castellano no es con ese acento rarito que tienen y hablas muy bien que quieres que te diga hermano, yo pensaba que hablar bien castellano era no ocupando garabatos como tu lo haces jaja

      Eliminar
    4. El argento de arriba es un vivo ejemplo de la mala educación de Argentina: no conoce que en varias cultural existe el lenguaje coloquial y además no sabe ni escribir.

      Eliminar
    5. además de poner lo de solución final, es una viva imagen de alguien sin cultura, algo que de un argentino no es de extrañar

      Eliminar
    6. sin cultura jaja estudia la historia argentina que libero a los chilenos san martin por que los cobardes perdieron y los tuvimos que ayudar , chileno sin historia"(el complejo del chileno es que que quiere ser racialmente argentino y culturalmente peruano )indios feos viven todos apretados como ganado en su pasillo de país pd el pisco es peruano y Bolivia merece salida al mar

      Eliminar
    7. la argentina tiene cultura chileno ignorante, pero que se puede esperar de estos chilotes que vienen a argentina a estudiar por que no tiene plata para pagar una educación en su misero país de indios mestizos y tienen que venir al nuestro a los hospitales como a los de peru chilenos crotos pd gracias a su cobardía argentina con el territorio que consiguió es el 8 país mas grande del mundo mientras que ustedes viven en un pasillo todos apretados ,viviendo como ganado pd el pisco es peruano y Bolivia merece salida al mar,no se olvida la traición a las Malvinas

      Eliminar
  3. hijos de putin jajaa todas las putas y putos de argentina vienen a buscar trabajo a chile

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. anda chileno enano de tan enanos q son no se sabe si tienen olor a pata o axilas.argentina le abre las puertas a todos los muertos de hambres q cruzan la cordillera.ah,el mar se los viene comiendo despacito y cuando eso pese se van a tener q sentar en la punta del aconcagua.adios envidiosos.

      Eliminar
    2. escribe bien argentino que despues dicen que los chilenos escriben mal -.-

      Eliminar
  4. La verdad que me dan asco los indios chilenos, nosotros los Argentinos le tenemos que dar educación a la pequeña clase media de Chile y para colmo alimentar a los pobres que fabrica su presidente. Es increíble la cantidad de chilenos que se están cruzando a la Patagonia Argentina, son una lacra y encima hacen changas para mandar remesa a su país mugroso. Son una porquería, lo mas triste es que se llaman primer mundo cuando el país mas progresista de Latinoamerica es Argentina y el país potencia Brasil...dan lastima mapuches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. primero que nada pedazo de excremento , los que buscan comida en la basura eran argentino, su seudo jugador es drogadicto la vieja que tienen de presidente ni un brillo, y progresista jajajaja

      Eliminar
    2. para empezar en Chile los policías no hacen protestas o no dejan de trabajar, para que así le suban el sueldo tal y como ocurre en ARGENTINA, además en Chile los presidentes no le roban dinero al pueblo, como ocurre con su presidenta en ARGENTINA.

      Eliminar
  5. Que pena como se expresan.....yo soy patagonico y dependemos mas de lo que la gente de chile central cree de argentina,,
    Son 2 culturas muy diferentes....yo admiro el interés de los políticos argentinos por mejorar su sociedad desde el mismo ciudadano....a diferencia del pensamiento empresarial de los políticos chilenos....pero recordar guerras pasadas no va a ayudar....lo que si se es que la inseguridad de los políticos chilenos en el tema de limites con peru o bolivia y argentina , es bien venida, porque si en estos tiempos tenemos un enfrentamiento con alguno de estos paises , el resultado seria fatal para ellos ya que la presión social que vive la clase humilde chilena encontraría desahogo destruyendo el pais enemigo y ademas se cometerían muchas barbaries en contra de sus civiles...el ejercito chileno es un león y toro enjaulado ojalas no lo intenten soltar ...por favor. déjenlo como esta.

    ResponderEliminar
  6. chilenos cobardones se chuparon con argentina se les encogio el pene small que tienen ,la vieron facil con los peruano y bolivianos que peleaban algunas veses con piedras y lanzas jajajaj por la razon y la fuerza y perdieron la mitad de su territorio sarta de imbeciles ,no lloren como mujeres lo que no supieron defender como hombres ,hombresitos uniformados y de desfile webones figuretis

    ResponderEliminar
  7. chileno cobardones ,la vieron facil en la guerra del pacifico contra tropas que en muchos casos peleaban con lanzas y piedras y aun asi algunas veses
    perdian la batalla ,jajajaj argentina aprovecho y les quito la mitad de su territorio y hoy lloran como buenos mamone que son ,no lloren como mujeres lo que no supieron defender como hombres,hombresitos uniformados por la razon o la fuerza

    ResponderEliminar
  8. Geograficamente PATAGONIA siempre fue de argentina, la division de los andes lo ampara, ademas historicamente expediciones salian de buenos aires para la patagonia. Este reclamo es ilogico. plop como dice condorito. RIC

    ResponderEliminar
  9. Me da pena ver tanta ignorancia de parte de los argentinos. ya que aca, en antofagasta. se vienen a trabajar en las bencineras, como jardineros, garzones. etc. no se a que su grandesa si viven del turismo = a vivr de la propina de los demas paises. cuando la ladrona de presidenta se vaya. talvez y solo talvez puedan salir de su pobreza. que Dios los compadezca..

    ResponderEliminar
  10. En primer lugar, nadie se va a cagar de hambre, ni lo alimentan en argentina ni chile, todos trabajan, en segundo lugar, es verdad que somos cobardes, por no reclamar lo que "se supone" es nuestro, solo nos dedicamos a cagar a los pobres bolivianos, y en eso los ingleses tenían interés (mineral), por eso nos ayudaron. Los ingleses no tienen interés en la patagonia, es zona inerte, no produce lucas, por eso cuando les pedimos ayuda para reclamar, nos dijeron CHAAAOOOOO, y como no tenemos huevos para enfrentarnos a los vecinos, lo dejamos así nu ma...en tratados ....yo digo que le devolvamos mar a los Peruanos y devolvamos Antofagasta a los Bolivianos

    ResponderEliminar
  11. ESTOS ARGENTINOS CULIAOS SIEMPRE HAN SIDO PATOTEROS Y DESPUÉS ANDABAN LLORANDO POR EL APOYO DE CHILE A INGLATERRA. ES FÁCIL APROVECHARSE DE LA SITUACIÓN CUANDO CHILE ESTABA EN GUERRA CONTRA DOS PAISES. ME CAGO EN LOS ARGENTINOS.

    ResponderEliminar
  12. PERÚ Y BOLIVIA RECLAMAN TERRITORIO ACTUALMENTE LAMENTABLEMENTE PERDIMOS MAR EN LA CORTE DE LA HAYA NADIE ESTA RESPETANDO LOS TRATADOS POST GUERRA DEL PACIFICO PORQUE
    CHILE TENDRÍA QUE RESPETAR TRATADOS COBARDES QUE ISIERON ESTOS ARGENTINOS DE MIERDA
    EVO MORALES SABRÁ LO QUE PERDIÓ CHILE ,QUIERE MAR LAMENTABLEMENTE NO SE PUEDE ES COMO SI CHILE RECLAMARA ANTE LA HAYA POR LA PATAGONIA QUE NOS PERTENECÍA Y ARGENTINA
    NOS QUITO CON TRATADOS COBARDES .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso, si quieren mar, ¿Por qué no les da Perú?

      Eliminar
  13. tantas cosas que hablan los argentinos que dan pena,sentiria verguenza si fuese argentino,por que ni cagando sentiria satisfaccion por un terreno q se me regalo sin nisiquiera peleando por que sus autoridades no lo icieron cuando chile estaba sin el conflicto con peru y bolivia aaaa,que tuvieron que hacerse los valientes los putos culeaos cuando chile estaba en desventaja,saben una cosa,algun dia chile reclamara el territorio y cuando eso pase de seguro que se van a cagar de miedo y toos lo que hablaron a qui apuesto que nisiqquiera an disparao un arma jakjakjaka ,yo conosco muchos argentinos,y son pura boca un mano a mano y te sacan cuchilla,por que valen callampa peleando a puño maricones se creen los mas grandes en todo pero son cobardes y de eso nadie tiene duda...

    ResponderEliminar